Microblogging: RRHH y Marketing

Marketing y RRHH han sido mis dos áreas de trabajo en el sector alimentación. Ahora, de manera coyuntural, estoy más centrado en la primera, pero me descuido un instante y pienso en la gestión de personas. Si tengo un hueco, me ofrezco a ayudar en tareas de administración de personas. En mis ratos libres divago sobre involucrar a las personas…

Pienso que mi éxito profesional y el de la organización dependen exclusivamente de ellas.

¿Qué me está pasando?

Anuncios

Microblogging: ¿te comprarías a ti mismo?

“En el ámbito de las ventas lo tengo claro: no vas a vender nada, al menos nada reseñable, si no aprendes primero a venderte a ti mismo.

Para venderte, debes accionar la creencia en ti. Esta creencia debe hacer que desees sinceramente comprarte a ti mismo y sin duda, te abrirá las puertas del éxito”.

JML

Microblogging: #Reconocer

“Practiquemos el arte de reconocer de forma honesta y personalizada. Las personas lo anhelamos y necesitamos, deseamos estar seguro de que estamos haciendo bien nuestro trabajo. No es necesario esperar un gran trabajo o resultado, las cosas pequeñas también hay que reconocerlas”.

JML

#Reconocer

Microblogging: Influencia corporativa

A veces pienso que clase de persona sería si hubiera nacido en otro país. Probablemente tendría otra manera de vestir, otra religión, otros hábitos alimenticios, etc.

Extrapolando esto al plano profesional, la empresa o las empresas donde trabajemos, su organización interna y su cultura corporativa, van a influir en nuestro propio desarrollo profesional.

¿Debe preocuparnos esto?

JML

Microblogging: marca intangible.

“Desarrollar una marca no es hacer un bonito logo.

Ni un packaging llamativo.

Ni tener la mejor web del sector.

Construir una marca va mucho más allá de lo tangible…

Desarrollar una marca es dotar a la organización de una personalidad propia y establecer gradualmente un territorio donde engrandecerla”.

JML

Microblogging: Mercamálaga

Un día más entro a trabajar a Merca Málaga.

Muy temprano y siempre fiel a su cita, me recibe su vivo trasegar de frutas, verduras, carnes y pescado. Las cajas vacías del producto vendido revolotean a merced del viento, indicando que la fiesta a la que acabo de acceder, comenzó hace ya varias horas de manos de unos valientes que se despiertan cuando nosotros aún no nos hemos acostado. Un camión repleto de pollos me regala cada mañana un inconfundible buenos días. Antiguos compañeros me brindan sonrisas auténticas que enriquecen mi presente. Nuevos compañeros calientan mi nueva estancia con velas de sencilla humanidad…

Y cuando busco a sus gestores, encuentro jóvenes que reciben mis ideas con profesionalidad e ilusión.

Por todo eso…

#MercaMálagaMola