Microblogging: Sur y Norte

“En el sur se forman manifestaciones en contra de la industria porque contamina y en el norte las manifestaciones son en contra del turismo porque molesta. En España por desgracia huimos siempre del cambio”.

JML

Anuncios

S.O.S. – tenibilidad.

Hace más de una década, cuando yo era un jovenzuelo completamente ajeno al mundo empresarial, sonaba en España un grupo musical llamado “El último de la fila”.

El nombre de este grupo musical, es lo primero que se me ha venido a la cabeza hoy cuando he decidido abordar el tema de la sostenibilidad en las empresas.

¿Qué es la sostenibilidad en una empresa?

Formalmente, no hablamos de sostenibilidad, sino de Responsabilidad Social Empresarial (RSE), para referirnos a aquellas actuaciones que hacen las empresas con el fin de compaginar su crecimiento en competitividad con el desarrollo social y medioambiental.

Oye…¡este rollo apesta a gastos supérfluos! Pongo la mano en el más estuoso fuego que nos podamos encontrar y afirmo con la cabeza erguida, que es este,el pensamiento que recorre la mente de cualquier empresario medio español, cuando se le propone alguna medida relacionada con este aspecto.

Gasto, gasto, gasto…esto de la RSE suena a gasto, inversión. Tal y como está el panorama empresarial con las cuentas de resultados en rojo, las deudas y compromisos de pago azotando con virulencia el tejido de nuestras Pymes , no tenemos tiempo para estas actuaciones freakys.

Os voy a contar una anécdota curiosa en este campo de la Responsabilidad Social empresarial.
Como ya supongo que imagináis, a mí, si me preocupaba implementar este tema en la compañía para la que trabajo en la actualidad. Poniéndome manos a la obra, y tras investigar un poco por las RRSS profesionales, me puse en contacto con una empresa para que me explicara por encima cómo se implementaban estas actuaciones en materia de sostenibilidad.

“Nosotros trabajamos más con mercados exteriores, son pocas los empresas españolas que se interesan por estos temas”

¡Ooooooooooolé toro!

Y es que la mayoría de empresas españolas, pasan olímpicamente de este tema por el simple hecho de que son completamente inconscientes, de que medidas de este tipo pueden suponer ahorros importantes de costes e incluso ingresos, ya sean estos, provenientes de la gestión de eficaz de residuos o provenientes de subvenciones recibidas, que aunque escondidas, existen en los organismos públicos con los que contamos en este país.

¿Qué beneficios o ventajas podremos conseguir?

La primera es clara, evitar sanciones por incorrectas actuaciones medioambientales. También podríamos hablar de que podríamos encontrar nuevos nichos de mercado. Muchas empresas están obteniendo beneficios derivados de la gestión eficaz de sus residuos. Se han dado cuenta de que lo que antes tiraban, o incluso lo que antes pagaban porque se les retiraran estos desperdicios, se ha convertido en una potencial fuente de ingresos. Han descubierto que existen otras empresas, que pagan por ellos. Los residuos de una empresa, son ahora la materia prima principal de otra.

En mi sector y en la empresa para la que trabajo, llevábamos muchos años tirando las vejigas de la rosada. No sabíamos que para ciertas empresas de cosméticos, ese asqueroso trocito de tripa, era el principal ingrediente. Desde que investigamos un poco en el tema, obtenemos ingresos cuantificados en miles de euros.

También, para hacer negocios con el exterior, generalmente más desarrollado que España, nos van a exigir cuestiones en materia de RSE. Si no las tenemos correctamente implantadas, estaremos en fuera de juego a la hora de aprovechar ese nicho de mercado derivado del comercio exterior.

La tercera y última gran ventaja que quiero mencionar es la obtención de Sellos de calidad ambiental y RSE. Prestigio y mejora de imagen en estado puro para nuestra compañía.

Hemos hablado antes de ahorro de costes y de generación de ingresos. La generación de estos ingresos la hemos visto con el ejemplo de la venta de residuos que antes tirábamos a lo más abisal de nuestros contenedores. El ahorro de costes en este campo, aparece súbitamente cuando analizamos el consumo de energía eléctrica, agua u otros suministros. Tras realizar estudios relacionados con este ámbito, podremos descubrir toda la energía que “se escapa” sin que nos demos cuenta por las rendijas de nuestra empresa. Poner medios para subsanar estas fugas, no nos generará otra cosa que ahorro. El que no quiera verlo es ciego. La utilización de energías renovables, también nos permitirá ahorrar, sustituyendo las fuentes tradicionales energéticas por otras, más comprometidas con el medio ambiente, y además, más baratas.

Que sí, que ya sé que algunas de estas instalaciones suponen una importante inversión inicial. Pero joder, no vivimos sólo en el corto plazo. Vamos al menos a analizar en cuantos años amortizaríamos inversiones de esta índole y vamos a ponerlas en marcha ya.

Invertir en activos poco rentables a corto y nada rentables a largo plazo, lo hacemos todos los días: Edificios, flota, maquinaria, etc. Invertir en cosas tan rentables a largo plazo como la sostenibilidad, es una quimera a día de hoy en España.

A los que ya me conocéis, no os resultará extraño que me ponga a hablar de personas. En materia de RSE, la concienciación del personal para que aprenda a ahorrar costes con sus prácticas cotidianas, debe ser piedra angular cuando se pretende instaurar esta filosofía de sostenibilidad en las empresas.

Concienciar a los empleados mediante divertidas dinámicas de grupo, son herramientas que están utilizando y ofreciendo empresas como BIOTZGROUP, que además posibilitan el acceso a la sostenibilidad de una manera progresiva, económica, adaptada a la realidad financiera de la empresa y lo que más me gusta, rápida y ágil.

Han pasado ya catorce años desde que la Comisión Europea, nos enseñase su Libro verde para fomentar la Responsabilidad Social de las empresas y aquí sólo un pequeño porcentaje de las compañías fomentan estas prácticas. Para salvar el culo y huir de sanciones administrativas, todos nos apretamos los machos en España.

Como fuente generadora de ahorro y de ganancia de competitividad, estamos a años luz de otros países y avanzamos como en casi todo. Como siempre, llegaremos a la meta. Sí, llegaremos, pero tarde y mal.

No pasa nada, todos los políticos nos dicen que estamos saliendo de la crisis y que estamos mejorando nuestro tejido empresarial.

No creáis lo que vean vuestros ojos, mejor creed lo que os cuentan en la tele.

Total, si en mi ciudad, Málaga, ayer “celebramos” que el paro había bajado del 30%

Acaso y valga la redundancia , ¿me va a sorprender que se sorprendan de que una empresa española vaya a apostar por temas de RSE?

Rotundamente, NO.

Nosotros vamos a mejorar en esto…¿Vosotros?

Un abrazo sostenible para todos mis lectores.

🙂

TRADUCIENDO AL CASTELLANO: SOPORTE Y RESISTENCIA.

Hola de nuevo, lectoras y lectores.
¿Tenéis ganas de aprender un poquito de bolsa? Vamos a intentarlo.

Hoy en LA BOLSA DE LANZA, que por cierto; se llama “bolsa” haciendo referencia a mochila, despensa, etc. y no por tratar temas exclusivamente bursátiles; vamos a ver dos conceptos relacionados precisamente con Bolsa: los conceptos de SOPORTE Y RESISTENCIA.

Soporte: Se conceptualiza una cotización soporte cuando la dinámica del mercado genera expectativas de que a determinado precio las posiciones compradoras absorberán las órdenes de venta, bloqueando, al menos parcialmente, una tendencia bajista.

Traduzcamos al castellano amig@s.
Un valor cotiza a muchos valores, los cuales van cambiando constantemente. Para facilitar la comprensión, imaginemos que está bajando de precio. Hay un precio determinado de ese valor, llamado Soporte, que se caracteriza porque cuando la acción o el valor, baja hasta ese límite (pensemos en soporte como un valor bajo esperado), todos los compradores que haya en el mercado, estarán deseosos de comprarlo. Este hecho hace que se dispare la demanda de ese valor. A ese precio, todos lo quieren. Este aumento de demanda hace que el precio tienda a subir y así se acaba, en cierta medida,con la tendencia bajista que tenía el valor.

Si el soporte es un suelo, pensemos en la Resistencia como un techo, y definámosla formalmente.

Resistencia: Se conceptualiza una cotización resistencia cuando la dinámica del mercado genera expectativas de que a determinado precio las posiciones vendedoras absorberán las órdenes de compra, bloqueando, al menos parcialmente, una tendencia alcista.

Haciendo lo propio que en el caso de el soporte, traduciré el concepto para hacerlo alcanzable a un mayor número de intelectos.

Vamos allá. Un valor está subiendo. En esta subida se va a topar con un determinado precio al que la gran mayoría de los poseedores de este valor, ven que es el momento ideal para venderlo. Comprarón en diferentes momentos del pasado a un precio inferior y ahora quieren vender para convertir las acciones en dinero líquido y obtener beneficio. Todos quieren vender, (perdón, la mayoría) lo que origina que el valor se ofrezca mucho en el mercado. Hay acciones de ese valor por todas partes, me las quitan de las manos, señora… en definitiva, se produce un exceso de oferta que hace que el valor ya no sea tan atractivo. El exceso de oferta provoca que el valor baje de precio y por último, que se termine en gran medida, la tendencia alcista que poseía el valor de la acción.

Y colorín, colorado, este artículo ha terminado.

Volverá el oscuro golondrino 😉

Los botones redonditos de abajo sirven para compartir este artículo y para hacerme feliz a mí. ¡Úsalos!

ECONOMYNGLISH: El CROWDFUNDING

Hoy en ECONOMYNGLISH vamos a tratar el término “crowdfunding”, el cual proviene de “crowd” (masa,multitud) y de “funding” (financiación) pues casi que despido hasta el próximo post…
Era broma. Al hablar de crowdfunding nos estamos refiriendo a una nueva vía que tienen las empresas para conseguir el dinero necesario para arrancar. En resumen, lo que hacen es publicar sus proyectos (planes de negocio) en unas webs dedicadas a este fin. Luego, muestran las recompensas que dan a sus inversores para finalmente, si se cubre el dinero necesario para despegar, transferir el mismo, a los creadores del proyecto. En ocasiones no es necesario cubrir todo el capital, hay modalidades que transfieren lo recaudado hasta el plazo durante el cual está disponible el proyecto para invertir.
Por último decir que, en sus inicios, no era dinero lo que se solicitaba. Antes, lo que los individuos interesados ofrecían, era su trabajo. Debido al éxito que tuvieron estas iniciativas, la tradicional costumbre, terminó derivando en el actual concepto de crowdfunding.

Ahora si que me voy.

Hasta la próxima lectores! Se os aprecia 🙂

LA TECNOLOGÍA: Aliada o enemiga del empleo.

Imagen

Érase una vez un planeta llamado tierra, que allá por el Siglo XVIII, comenzó un proceso llamado industrialización. Con este proceso llegaron muchos avances en los métodos de trabajo, como por ejemplo la utilización del ganado en la agricultura. Ya no eran necesarios 10 hombres para tirar de un arado, un sólo buey podía tirar perfectamente del mismo y soportar el peso no sabemos si con o sin problemas. La cuestión es que podía.

Más adelante, con la mecanización de los procesos productivos se comprobó que una sola máquina podía hacer el trabajo de siete hombres bien preparados. Y así, muchos ejemplos…

No tardaron en saltar los teóricos de la época, argumentando que estos avances tecnológicos estaban provocando una drástica sustitución de mano de obra por maquinaria, lo que claramente generaba desempleo. Este desempleo, acompañado de una mayor productividad, conllevaba un exceso de producción y una caída del consumo. La demanda no podía satisfacer la Oferta.

Ahora en nuestros tiempos, el símil de esta teoría sería, lógicamente que la tecnología que continuamente evoluciona, además, cada vez más rápido es la culpable del problema del desempleo. Ya no necesitamos tantos carteros, necesitamos Whatsapp!

En fin, todo esto se desmorona viendo el incremento que ha experimentado la población, tanto de la media europea, donde casi se ha duplicado y en la cual en medio de esta terrible crisis el desempleo medio está en torno al 10%, como de España que pese a soportar niveles de paro que rondan el 25%, también ha visto incrementada su población. De ser cierta la idea inicial, todos habríamos muerto de hambre y en el mundo seríamos menos, pero más ricos.

Así que, bajo mi punto de vista, estos avances en tecnología nos han hecho mejorar lo que ocurre es que ciertos países no hemos sabido ahorrar, para así aumentar la inversión y poder generar empleo de calidad y en la cuantía que necesitaríamos hoy. Países que lo han hecho mejor, ahorrando más, poseen empresas que invierten en nuevos proyectos y que están generando empleo a día de hoy.

Pero nada, aquí nos gusta gastárnoslo todo y si hay que pedir prestado para gastar más, se pide, aunque el interés roce la usura.

Estoy seguro de que algún día cambiaremos.

Un saludo a todos mis lectores (que serán uno o dos, nunca más de tres) 😛