MI RINCÓN

A mi padre:

“Apostadas en mi cielo
viven setecientas nubes
y todas están calladas
menos una que presume
de ser la que me da el agua
para que el dolor se cure.

Y cuando la dicha vuelve
bajo de nuevo hasta el cielo
con la inútil esperanza
de verte darme consejo
para que yo encuentre el agua
que te llevaste tan lejos.

Lucho, persisto, la extraño
más el tiempo nunca pierdo
porque han pasado los años
pero han grabado el recuerdo
y cuando necesito el agua
miro al cielo y ya la tengo”.

A mi madre:

“Se ha derretido ese sueño
Por arrimarse a la luna
Y reclamarle impaciente
Las estrellas una a una

La inocencia su bandera
Y su hambre la impulsora
Ha cometido el pecado
de soñar a cualquier hora

No habrá retos imposibles
Cuando se acerque tu hora
Dijo la luna impasible
A esa especie soñadora.

No habrá vientos que te frenen
Frenesí sin día ni hora
Horas que saben que tienes
Sueños cumplidos ahora.

Te adoro por ser siempre luna
Luna caliente o de hielo
Madre como tú ninguna
Brilla esa frase en el cielo.”

Para mi niña…Cavilaba la cigüeña.

“Suena como letanía, la oración de la cigüeña.
Aletea por el día, por la noche feliz cuenta.
Que reflejada en tus ojos, desde el arco de la estrella
Puede decirme a qué sabe, la bahía malagueña.

Están felices por verte, se han esfumado sus penas
Penas por el no tenerte, entre sus calles estrechas
Pues cuando llegas realzas, la nobleza cacereña
Y es que ha llegado mi niña, mi princesa malagueña.

Son días en los que riegas, con tu brío la alegría
Del que no tiene la dicha de abrazarte todo el día.
La plaza mayor evoca, el olor de los espetos.
Y el castaño ha florecido aún estando en frío invierno.

Es tu ciudad no lo olvides, le relata la cigüeña
Tierra de barros yo puse, cuando te traje a la tierra
Ahora pequeña descansa y cárgate de paciencia
Sueña con olas de espuma regando la encina vieja.

Ha llegado ya el momento, fugaz e intensa la estancia
Cavilaba la cigüeña al pensar en la distancia.
Desde tierras extremeñas y hasta el sur de Andalucía.
Vuela y vuela la cigüeña sea de noche o sea de día.”

A mi tito:

“Esa sonrisa traviesa
Atraviesa mi pesar
Para calmar enseguida
El saber que ya no estás

Al son que bailan las olas
Vigilando el ancho mar
Apurabas cada gota
De tu amor por los demás

Y en la orilla de tu playa
Algo nunca expirará
Mi eterna deuda contigo
Por ser para mí un papá”.

Una Noche Buena más.

DCA50101-AA7E-40E5-9BEA-06B12C06936B

No se ha despertado el alba
de la noche cacereña.
Las risas regaron malvas
con lágrimas navideñas.

¿Por qué no llega ya el día
con luz llena de promesas?
¿Acaso fuerte le pesa
lo que ayer me prometía?

Aunque su cuerpo esté lejos
Y su silla esté vacía
Ha dejado en la despensa
Un zurrón con su alegría.

A Cáceres

Y dejé atrás mi Andalucía,

y a sus pueblos pescadores.

No flaqueó mi alegría.

Atravesando el Ronquillo,

entre prados de colores,

bien sabía que se escondía

Cáceres de mis amores.

Anuncios