DESENTERRANDO TALENTO


Más aplicado tradicionalmente al mundo del arte y espectáculo, el talento es el conjunto de competencias innatas que confieren al ser humano la facultad de ejecutar sus acciones de una manera ágil, eficaz e innovadora con el objetivo de alcanzar un propósito determinado sea cual sea el horizonte temporal.

Me gustaría matizar que aunque yo defendería con vigor el carácter innato de esta cualidad, si puedo aceptar que el talento puede tener un componente adquirido ya que en cierta medida, es una cualidad “entrenable” cuando el objetivo es alcanzar ya un nivel muy exigente de aprovechamiento personal.

En el ámbito de empresa, el talento está cobrando cada vez más protagonismo como herramienta para fomentar la creatividad e innovación y así permitir a las empresas diferenciarse de su competencia.

“El talento es un árbol, no su fruto”

Pensad en una apetitosa manzana, podemos cogerla, observarla, morderla…Casi la totalidad de la información que emite esa manzana, está delante de nuestros ojos.

Ahora, retirémonos unos metros y miremos al manzano. ¿Bonito, verdad? Del mismo, vemos crecer y nacer sus frutos, pero, ¿Sabemos cómo lo consigue?

No.

El secreto está en sus raíces, que están fuera del alcance de nuestros ojos. Ellas, eligen la proporción justa y el momento adecuado para absorber la cantidad exacta de un nutriente en cuestión.

El talento es un árbol plantado dentro de nuestra empresa y aunque podemos ver algo de él, y por su puesto ver su fruto, no podemos al menos de forma tan sencilla, ver el proceso íntegro de generación de las ideas innovadoras, que posteriormente este singular árbol, convierte en fruto para impactar en el beneficio de nuestra compañía.

En un entorno tan competitivo como el actual, el talento parece estar tomando cada vez un papel más importante. Detectar y desenterrar el talento existente dentro de nuestra empresa o en el mercado, de cara a su máximo aprovechamiento, puede ser un elemento diferenciados a la hora de acceder a la mayor y mejor parte del pastel.

A continuación, vamos a comentar brevemente dónde se encuentra o dónde debiera encontrarse el talento si es que la búsqueda de este, fuera nuestra actual preocupación como empresario o profesional.

1.- El talento está en nuestros cajones.

Sí, de verdad. En nuestros cajones o archivos, muy probablemente lo habrás tirado a la papelera en alguna que otra ocasión, pero estoy seguro de que a partir de ahora te lo vas a pensar mejor antes de arrugar o meter en la trituradora ese currículum que tienes en la mano.
Gestionar con eficiencia los Recursos Humanos de tu empresa te permitirá acceder a personas talentosas para poder incorporarlas a tu compañía, incluso a precios inferiores al de mercado.
Por ejemplo, la semana pasada me sorprendió y llamó la atención un currículum vitae por lo bien hecho que estaba, y eso que estaba ejecutando un proceso, para un perfil operativo muy básico. Bien estructurado, redactado y compactado. Claro, fresco, cómodo de visualizar. Desde ese momento, este currículum se había diferenciado de los demás. Mis ganas de conocer a la persona que estaba detrás, crecían como la espuma. Se trataba de una persona que había tenido la humildad de aceptar ayuda de una asociación de ayuda a la empleabilidad para mejorar la elaboración de su currículum. Tomando esta ayuda estaba aplastando al menos al 75% de sus competidores en este proceso de selección. Para colmo, cuando esta persona fue llamada a la entrevista de trabajo, derrochó interés y curiosidad. No tenía nada de experiencia en el puesto pero hoy está trabajando de forma indefinida. Gracias a su talento, quien posteriormente, le permitirá evolucionar profesionalmente.

2.- Al talento le decimos buenos días pero no lo sabemos.

No lo dudes. En tu plantilla hay talento o sí no:

Tú eres talento por descubrir para tu empresa.

Poner más atención por tratar de ver quién está poniendo mucho esfuerzo de su parte para contribuir al crecimiento, propio y/o colectivo es vital. Potenciar estas iniciativas con una ayuda a la formación específica, puede convertirse en una vía rápida de alcanzar futuras fuentes de ventajas competitivas. Analizar y recompensar a quienes están siendo pro activos, es un proceso que empieza a demandar con fuerza, una gestión más detenida por parte del empresario.

Desde el punto de vista del trabajador, solicitar o mostrar ganas por acceder a una determinada formación con el objetivo de crecimiento y desarrollo profesional, puede ser la pila que encienda la sirena que le muestra a tu jefe quién es el que tiene verdaderas ganas de remar.

3.- Sé que está, pero no lo encuentro.

Esta es la tercera posibilidad que quiero plantear hoy. Seamos realistas, el día a día nos impide pensar en este activo intangible para nuestra empresa. Dedicarle horas de nuestra jornada sería una posible solución pero puede que no la más eficiente, teniendo en cuenta nuestro dominio sobre la gestión de los recursos humanos. En este momento, es cuando debemos ser humildes y conceder dicha gestión a una empresa externa y especializada en dicha materia. Nosotros podremos centrarnos en nuestro “core”, en lo verdaderamente importante para nosotros, en lo que realmente hacemos como nadie, en aquello en lo que somos o pretendemos ser los números uno.

La economía que nos rodea está basada en una fuerte y cada vez más progresiva tendencia a externalizar todo aquello que no es vital para nuestro proceso productivo o de generación de un servicio. Esta externalización debe ser pieza clave siempre que no queramos o podamos gestionar directamente alguna de las problemáticas actuales que van surgiendo en los entornos competitivos tan inestables y turbulentos en los que nos desenvolvemos día a día.
¿Sabes qué es un Análisis de Puestos de trabajo? ¿Una evaluación del desempeño? Son servicios que prestan empresas especialistas y que dotan a la dirección de la compañía, de una fotografía precisa y reciente de su principal factor productivo, que aunque muchos empresarios aún ni se han enterado, es el Capital Humano de las empresas.

El talento no se puede dejar enterrado, hay que sacarlo a la luz como sea, proporcionarle herramientas y dejarlo trabajar.

Tranquilo. No te van a copiar, no ven sus raíces.

¿Has preparado ya el pico y la pala para mañana?

Anuncios

2 pensamientos en “DESENTERRANDO TALENTO

Me gustaría conocer tu opinión:

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s