VIENE CHINA Y NOS ARRUINA…¿SEGURO?


Dicen desde tiempos remotos aquello de “poderoso caballero es Don Dinero” y la verdad es que es difícil rebatir ese célebre refrán. Ese dinero que gobierna la felicidad de las personas, que mueve el sistema y además, nunca lo hace sin dejar rastro. Es más peligroso que la dinamita pero pocos lo saben. Con él, podemos comprar cosas tan abstractas como la verdad de una persona. Con él, podemos investigar y desarrollar los procesos de una empresa. Con él, podemos ser los más felices del mundo y su vez, arruinar nuestras vidas y la de los que nos rodean.

Si los korenanos, tenían y tienen acongojado al mundo con su completa y reluciente colección de Uranio empobrecido, nuestros amigos los chinos tenían un arma escondida que poco a poco ha ido perdiendo lustre. El arma de China se llamaba Exportaciones y no explota ni destruye físicamente, al menos no de forma directa.

Las exportaciones, que en 2008 representaban un 40 % del PIB chino se lucían por casi todos los países del mundo desarrollado. Conceptualicemos PIB como la valoración de la producción de bienes y servicios una vez descontados los recursos que hemos utilizado para conseguir dicha producción. Es cómo si alguien le pusiese precio a todo lo que produce un país. 

Las exportaciones de sus mugrientos productos, que tanto daño han hecho a las economías locales pero que hoy por hoy, infectan los hogares de medio mundo, estaban bajando aceleradamente debido a que otros países asiáticos como Tailandia, Indonesia o Singapur estaban ganando competitividad devaluando sus monedas como descosidos. Los últimos datos la sitúan en el 25%. Han perdido un 15% de protagonismo desde el año 2008. Pues nada, a jugar con el dinero.

No quiero avanzar si alguno de mis lectores se ha perdido…Estos países, al devaluar su moneda con respecto al dólar, hicieron que sus productos fuesen más baratos y atractivos para el resto del mundo, lo que aumentó las exportaciones de éstos, en detrimento de las chinas.

Pues bien, China, al ver que esas devaluaciones de sus vecinos no frenaban, decidió el pasado once de agosto de 2015, hacer lo propio. Lo que hizo fue romper la hebilla del cinturón que unía con descomunal fuerza, la evolución de su moneda con la  del dólar. Ese mecanismo de control no permitía que la relación Yuan-Dólar se fuese más lejos del 1%.

Pasó un año y ese 1% pasó a ser un 2%, sospechoso movimiento dónde los haya, pero no apreciado por todos los que ahora se quejan.

El pasado 11 de agosto, China instrumentó una política monetaria que desligaba la paridad de su moneda con el dólar. Empezaba con esto su particular guerra de divisas, una guerra donde el dinero es la munición y donde la Banca Central China es el general que dirige ese ejército monetario. Estas variaciones actuales del 5% han hecho derrumbarse a la Bolsa China ya que ahora, aunque puedan vender más y más barato, las empresas productoras del gran monstruo asiático, que compraban sus materias primas en el extranjero han visto como se han disparado sus costes de producción. Esto anterior, desde el punto de vista macroeconómico. Si abandonamos “lo macro”, es decir, las empresas y nos adentramos en “lo micro” que son los consumidores, el pueblo o nosotros mismos, concluimos sin hacer aspavientos que la bajada del poder de su moneda con respecto a otras, les impide comprar con holgura cualquier bien o servicio de fuera. Si estos gobiernos tienen excesiva dependencia, por ejemplo en determinadas ramas agro alimentarias, observarán atónitos como sus ciudadanos ya no tienen acceso a esa comida que compraban fuera. He dicho atónitos y no es así, los responsables saben perfectamente a lo que se atienen con estas políticas devaluatorias que históricamente, tantos problemas han tenido en cuanto a estabilidad de precios, empleo, generación de crecimiento, etc.

Es impresionante como a estas alturas de siglo, los grandes bancos centrales favorecen las burbujas especulativas y juegan con los tipos de cambio a su antojo para que los capitales viajen de país a país sin criterio económico alguno. Pero, ¿es que esta gente se piensa que todos desconocemos su bazofia de estrategia basada en el pan para hoy y hambre para mañana?
A lo mejor piensan que lo importante es maquillar su trabajo de estos pocos años en los que chuparán la sangre de los ciudadanos a costa de las penurias que éstos tendrán que aguantar en un futuro demasiado cercano para el pueblo y demasiado alejado para estos generales corruptos del dinero.

Pues eso, China, al ver que sus competidores devaluaban y ganaban competitividad frente a ellos, no le ha quedado más remedio que devaluar con los consabidos efectos bursátiles. Mientras tanto, en sus altares de mármol de Carrara, los Bancos lejos de luchar por la estabilidad del tipo de cambio, permiten y seguirán permitiendo la especulación. Total, el pueblo ni se entera.

image

Consecuencias

Para ir terminando, en este escenario tan globalizado, estamos viendo como el desplome chino está manchando de caca al resto de parqués europeos y del mundo, pero no por igual.

Los países desarrollados, con menor dependencia de las exportaciones, verán únicamente frenadas sus expectativas de aumento de tipos, reduciendo la velocidad a la que entren los capitales, pero no sufrirán una crisis productiva.

En cambio, países emergentes como por ejemplo Brasil o Rusia, con casi el 50% de sus exportaciones dirigidas hacia el gigante, si sufrirán más.

Multinacionales que venden en China artículos de lujo, automóviles de alta gama y otros bienes superfluos, están sufriendo, pero no tanto ya que sus ventas van dirigidas a la parte de la población sin tantas estrecheces económico-financieras.

China, ha sufrido un descenso bursátil desde junio de un 45%, pero este dato tan malo siempre estará ligado a un crecimiento previo superior al 150%, que le permite decir a viva voz que sigue siendo un país con una importante rentabilidad.

image

China no va a parar de crecer aunque va a hacerlo a un ritmo menor.

Con Estados Unidos y las países de Europa, la cosa es muy similar, a menor ritmo, pero crecerán. El panorama de tipos bajos junto con el petróleo a los precios actuales, deben paliar y compensar las décimas de retroceso que experimenten estas economías, consecuencia de la debacle bursátil que atraviesa China.

直到下一次 lectores, hasta el próximo post de labolsadelanza.com

 

😊

Anuncios

Un pensamiento en “VIENE CHINA Y NOS ARRUINA…¿SEGURO?

Me gustaría conocer tu opinión:

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s