ADIÓS AL BIBLIA-CV


Las vueltas que da la vida. He pasado, de enviar curriculums como un poseso, a ser yo el que los reciba. En ellos, veo casi siempre, los mismos errores que yo cometía en mis inicios. Es por eso que he decidido escribir algo sobre esto.
Hace ya cerca de dos años era yo el que me encontraba frente a mi currículum, retándolo con una mirada penetrante y analítica, mientras pensaba en mis adentros: ¡Vaya montón de folios inútiles que tengo por currículum!

Las estadísticas de InfoJobs me recordaban todos los días el hecho de que había enviado mi CV a diferentes candidaturas más de cien veces. Y no, el resultado no llegaba. Esa obsoleta montaña de folios A4 no conseguía acaparar la atención de nadie.

Trabajo no había por ningún sitio pero las herramientas y sitios para la búsqueda de empleo se reproducían en estos tiempos como plaga de cucarachas: el monopolio en este mercado de InfoJobs ya no era tan patente. Ahora teníamos también Infoempleo.com, trabajar.es, buscotrabajo.es quierotrabajaraquialquierprecio.org, etc. De esta manera, podíamos seguir probando infinitas combinaciones en Google para encontrar cientos de webs que se dedicaban a lo mismo. A anunciar puestos de trabajo. Unas más serias, cercanas al impecable estilo de InfoJobs, pero también otras, sin mecanismos de control alguno, infectadas de trabajo basura e incluso de un amplio y variado surtido de estafas.

Poco después de la proliferación de estos sitios, empezaron a emanar, como lo hace el agua cuando atraviesa la roca, las redes sociales profesionales y los blogs relacionados con el empleo: LinkedIn, Xing, Viadeo, etc.
Como estaba parado y me aburría solemnemente, poco a poco, fui introduciéndome en ellas y generando casi sin darme cuenta, una considerable red de contactos. También me sirvieron para retomar el contacto, con antiguos compañeros de trabajo y profesores. Había de todo, empresarios consolidados, recruiters por doquier, personas buscando empleo con estrategias más o menos acertadas, trabajadores de perfil medio, por destacar algunos, de los muchos tipos de personas que podías encontrar por esos lares.

Pues bien, volviendo al tema, la cosa parecía clara. Seguro que podía usar toda esa maraña llamada empleo 2.0, para encontrar a algún alma caritativa, que le echase un vistazo a mi currículum. Y no para contratarme, sino para ayudarme a ser contratado por otros. 

Así lo hice.

Mi currículum fue revisado por tres personas. Miento. Por cuatro, sólo que uno de ellos, en su pleno derecho, quería cobrar antes de ofrecerme sus conclusiones y yo no estaba económicamente para tal dispendio. 
Aquel currículum que yo había elaborado artesanalmente y que creía bastante bueno fue remodelado en diversos sentidos:

En las tres aportaciones que obtuve, hubo modificaciones generales pero también específicas. Os las cuento:
Por supuesto, la foto inicial que tenía no era apropiada para el tipo de trabajo que andaba buscando. Con esto quiero decir que pongas una foto con chaqueta si estás buscando trabajo de comercial, pero no lo hagas si quieres entrar como vendedor de ropa, a una de las muchas firmas “modernas” que hay. Puede que para esto, sea mejor mostrar una foto con un look más desenfadado. Conclusión: adapta la foto al tipo de trabajo que estás buscando.

Era un montón de folios antiguo (tres páginas que parecían una maldita sopa de letras) y se transformó en un folio y tres o cuatro líneas mas, con varios links o enlaces a mis redes sociales y más tarde a mi blog. Lógicamente empecé a cuidar el contenido de mi Facebook, tuiter y compañía.

En cada experiencia profesional, ordenada cronológicamente en sentido inverso, comencé a venderme cual cargamento de sandías. Pasé de aportar información absurda a centrarme en los logros que había conseguido en cada puesto. También especifiqué, clara, pero brevemente las funciones realizadas y el motivo del cambio. Para añadir algunos de los logros, tuve que pensar concienzudamente a veces. En otros puestos si veía claro lo que había conseguido. También me pasó que en algunas de mis experiencias profesionales, no tenía logro alguno que contar. Da igual, al menos lo mucho o poco bueno que hayáis conseguido, debéis ponerlo sí o sí. Incluso en negrita, si procede. Véndete amig@, véndete.
También en este sentido, gusta mucho a los reclutadores conocer las causas o motivos del cambio.

Más tarde, llegó la hora de mantener pulsada un rato, la tecla de borrar. Cursos que todo el mundo tenía o que no guardaban relación alguna con el trabajo que yo estaba buscando fueron exterminados de mi currículum sin el menor atisbo de compasión. También borré todo rastro de trabajos esporádicos que ya no guardaban relación alguna con lo que buscaba en la actualidad. Así que ya sabes, si estás optando a un puesto de administrativo, no le cuentes al reclutador las experiencias inolvidables vividas aquel verano que trabajaste como camarero en el chiringuito de tu pueblo.

Cada vez que el Word, me confesaba que teníamos una página menos, sentía una inmensa sensación de euforia y alivio. Ahora que tenía una información menos abundante, pero más precisa, llegó el momento de ordenarla y hacerla atractiva visualmente o al menos, fácil de masticar con un simple bocado. El orden cronológico inverso, no era solo de aplicación para las experiencias profesionales, para los estudios y cursos, había que hacer lo mismo, destacando claramente, la de mayor relevancia. Las fechas de inicio y final, bien caritas. Pero las importantes, no las fechas del centenar de cursos que hayas realizado. Para estos, a lo mejor es mejor poner la duración en horas, que ocupa menos espacio.

En el nivel de inglés también estaba equivocado. Me había sobrevalorado y más tarde me di cuenta de que hacerlo, no tenía sentido alguno, ya que el “beneficio” que obtienes al ponerlo en el currículum se disipa fulminantemente ante una prueba oral o escrita. No mientas. Ojo, tampoco te infravalores en cuanto al nivel de tus idiomas.

Para hacerlo atractivo visualmente, debes cuidar los espacios y márgenes. Repito lo de no tener una sopa de letras por currículum. Usar distintos tamaños y fuentes (tipos de letra). Hay vida más allá de la Verdana y de la Times New Roman. Creedme, la hay. Otro aspecto a tratar, si lo vas a entregar físicamente, es la posibilidad de imprimirlo a color y en buena calidad. Abandona aquella vieja impresora, que deja mas rayas que un tractor en una plantación de patatas. ¿Qué es caro imprimir a color? En muchos casos, imprimir cinco CVs en condiciones, puede tener más efecto que hacer cien en ese tono blanco y negro desgastado. Todo cuenta amigos, todo.

No sé si me he dejado en el tintero, alguno de los consejos básicos sobre la redacción de tu CV. Espero que no. No obstante, antes de irme, quiero dar el último. Hay que ser creativos e intentar hacer algo diferente a los demás desempleados, tus competidores. Por ejemplo, ¿No te puede dar muchos puntos si copias y pegas tu CV en un folio o formato que contenga el logotipo de la empresa a la qué se lo vas a enviar? También por ejemplo, podrías usar de fondo, el color corporativo de la compañía a la que aspiras. Hacer algo más visual aún es también otra opción: ¿Qué te parece una silueta de la que salgan flechas hacia cuadros en los que se describan tus habilidades y experiencias adquiridas en cada puesto de los que aparecen? ¿Y si de la cabeza salen flechas que describan tus estudios? Yo pienso que estas cosas, que a bote pronto, pueden parecer muy transgresoras, pueden sin lugar a dudas, funcionar y ayudarte a conseguir ese trabajo que tanto ansías. 

Recuerda, diferénciate del resto.

Bueno lectores, con estas líneas espero haber aportado algo a alguien. Al menos, esa era mi intención. Puede que haya sido demasiado directo en algunas de mis afirmaciones y quiero pedir disculpas si a alguien he podido molestar, pero es que hay errores, que debemos dejar de cometer inmediatamente si queremos enderezar el camino en esta agotadora y afanosa búsqueda.

Mucha suerte y ánimo si estás buscando trabajo.

Sayonara Babies 😉
   

Anuncios

3 pensamientos en “ADIÓS AL BIBLIA-CV

Me gustaría conocer tu opinión:

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s