ECONOMYNGLISH: EL BENCHMARKING


Seguramente, muchos de vosotros no habréis escuchado antes esta “palabreja” y aunque la verdad, no tengo muy claro si este concepto es apropiado para lo que pretende esta sección de LA BOLSA DE LANZA, he decidido incluirlo aquí. El porqué: Pienso que el concepto económico que explicaremos a continuación, debe hacer pensar a mis lectores, e inmediatamente empezar a ayudarles tanto en el plano personal, como en el profesional. Comprender y aplicar el concepto será de utilidad, tanto para un ama de casa, como para un importante y consolidado empresario.

Si escribimos en el traductor de Google la palabra benchmarking y pulsamos enter, el resultado será “evaluación comparativa”, es decir la idea es hacer una examen o evaluación de algo, de alguien o de nosotros mismos, y luego, comparar los resultados con el de otras personas o cosas. Pero ojo, no comparar los resultados propios con cualquiera, sino que lo fundamental para hacer benchmarking, es compararse con personas brillantes y de referencia o con cosas que posean un alto nivel de calidad.

En resumidas cuentas, el benchmarking, es compararse con los mejores.

El origen de la palabra inglesa de hoy nace para alegría de un servidor, en los mercados financieros, concretamente en los Fondos de Inversión. La práctica, consiste en elegir una cartera (por ejemplo, diez valores que hayan cotizado al alza en el último año y que tengan buenas perspectivas de crecimiento) como referencia y observar cómo evoluciona nuestra inversión, frente a la de referencia que hemos escogido. Pasado un tiempo, supongamos que hemos ganado un 7%. Será un buen resultado si el conjunto de valores de referencia, ha crecido a la par o por debajo de ese 7%. Si mi benchmark ha crecido un 20%, aún me queda mucho camino de mejora.

El concepto, es más fácil de entender si huimos del mundo financiero y nos acercamos al mundo empresarial. En sentido estricto, como empresarios, hacemos benchmarking habitualmente aunque no lo sepamos. Lo practicamos cuando comparamos los resultados de departamentos similares de nuestra empresa, cuando medimos las ganancias de dos puntos de venta de nuestra empresa o cuando por ejemplo, analizamos los números de nuestros agentes comerciales.

Pero el que vamos a analizar hoy, no es un benchmarking en sentido estricto. La versión de benchmarking que existe hoy día, en el mundo empresarial, podemos entenderla como un proceso de imitación (progresiva y sin saltarse a la torera lo que legalmente se puede copiar) de la forma de operar de los mejores del sector.

Una vez aclarado el concepto, veamos cuatro formas de hacerlo, en función del origen de la empresa o empresas que hayamos tomado como referencia:

1.- Benchmarking Interno o Propio.

Se practica en el interior de la propia empresa y no es otra cosa que “aprender de los mejores”, de la forma de trabajar que tienen, de cómo solucionan los problemas, de cómo aplican métodos propios, no establecidos por la empresa, pero beneficiosos.
En lo personal, tu mismo puedes hacer Benchmarking en tu trabajo, pasando más tiempo con trabajadores eficientes y huyendo de aquellos cuya principal virtud es el escaqueo.

2.- Benchmarking Primario.

Cogemos la lupa y la gabardina y empezamos a extraer información directa de la competencia. Lo haremos a través de proveedores, clientes, antiguos empleados, etc. Efectuaremos este proceso con cuidado y sutileza, aunque pienso que sobra decirlo.

3.- Benchmarking Secundario.

Buscamos la fuente de información de forma indirecta, por ejemplo a través de internet, de la prensa especializada, de un catálogo de productos de la competencia, etc. Podríamos, por ejemplo comprar algunos productos de los principales competidores y añadirlos de forma pormenorizada.

4.- Benchmarking Cooperativo.

Es el método que quizás menos se utiliza, a mi entender, una verdadera pena. Aplicar técnicas de Benchmarking Cooperativo es ir directamente a la competencia y preguntarle por la información, por supuesto, ofreciéndole información valiosa como moneda de cambio. Es evolucionar del concepto de competencia hacia el concepto de coopetencia. En este sentido, y en determinadas situaciones, ambas empresas podrían obtener un beneficio mutuo y mejorar el sector en términos globales.
Por desgracia, lo más normal en este tema, es una tendencia al rencor, a no olvidar viejas desavenencias del pasado y a llevar a cabo una escasa acción en este sentido.

Si a pesar de todo, de comprender las ventajas derivadas de este último tipo de benchmarking, no me animase a ello, también podría preguntar a empresas, que no siendo de mi competencia, tuviesen problemáticas parecidas. Por ejemplo, yo soy una empresa de fontanería y me marco como fuente de información para benchmarking, a una empresa puntera del sector electricidad.

Una vez terminada la clasificación, las conclusiones que deben saltar a la vista es que el benchmarking debe combatir el clásico “no se puede”. Podemos demostrar a cualquier empleado como otros si pueden aportándole una información concreta y fiable.

Unirse al benchmarking es también flexibilizar los dogmas empresariales establecidos hace años cuando el entorno empresarial era otro mundo diferente. Mejor o peor.

Fomentar el benchmarking en tu compañía no implica elevadas inversiones, puede hacerse gastando sólo una pequeña parte del tiempo efectivo de trabajo.

Por último y para terminar, como decía al principio del texto podemos llevarnos técnicas de benchmarking al plano personal, compararnos con gente de pro, analizar cómo han ido creciendo, aplicar algunos de los métodos que ellos utilizan. Por poner un ejemplo, si ahora estamos en una fase de la vida en la cual nuestro principal objetivo es buscar empleo, preguntémosle a gente que le vaya bien, acerca de cómo lo consiguieron. Podemos usar como arma también el hecho de analizar cómo se venden trabajadores bien posicionados laboralmente en las redes sociales. Cómo tienen estructurado su perfil, su foto, su currículum,etc.

Parémonos un momento a pensar en qué medida hacemos esto tanto a nivel personal como profesional o incluso podemos entrar el el ámbito sentimental. Yo sólo le veo ganancias potenciales y bajo coste, por lo que me resulta interesante y ya la practico desde hace mucho.

Espero que os ayude.

Hasta el próximo post.

Gracias por tu lectura y comparte sólo si te ha gustado y piensas que puede ser útil a los demás.

Anuncios

2 pensamientos en “ECONOMYNGLISH: EL BENCHMARKING

Me gustaría conocer tu opinión:

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s