TRADUCIENDO AL CASTELLANO: AMPLIACIÓN DE CAPITAL, EFECTO DILUCIÓN Y DERECHOS PREFERENTES DE SUSCRIPCIÓN.


Aunque no es un tema que me apasione, en el post de hoy, voy a explicar el efecto dilución que se produce en una ampliación de capital, a petición de un lector y buen amigo que me lo sugirió como tema.

Creo que es un buen momento para explicarlo, ya que como sabéis me gusta aplicar teoría a la realidad y hace unos días se ha producido una ampliación en una de las empresas mas importantes de España y de la que muchos de ustedes, sois  o posiblemente seréis, clientes en el futuro. Estoy hablando del Banco Santander, cuya ampliación de 7500 millones, ha supuesto un aumento de un 10% de su capital.
Si utilizácemos en Balance del Santander para explicar esto, acabaríamos ciegos con tanto numerito y dándonos cabezazos contra la mesa para tratar de comprenderlo.
En esta sección se pretende todo lo contrario, y aunque el tema, requiere de cierta base contable para ser entendido, usaremos un ejemplo de Balance muy sencillo, para que la comprensión del artículo se haga extensible al mayor numero de personas posibles. Es esto lo que reza el lema o eslogan de mi blog, ¿no?
Bien. Comencemos a imaginar. Pensemos en un Banco Santander constituido con un Capital de 100 millones de euros, formado este por 100 millones de acciones, de 1 euro cada una.
El tiempo corre, el banco funciona bien y pasado un tiempo, llegamos a esta situación:
GRAFICO1
Tiene un Activo de 500 millones, pensemos en un edificio para facilitar la comprension, un pasivo exigible de 300 millones, pensemos en pagos que le esperan  durante los próximos cinco años por un préstamo que pidió a otro banco para arrancar. Por último tiene un pasivo no exigible de 200 millones, que son los 100 millones con los que se constituyó en su creación el banco y otros 100 millones de beneficio que ha generado, fruto de su prolífica actividad. Todo cuadra a la perfección, ¿no?
 500=300+(100+100)
¡Ah, lo olvidaba!
Lo de exigible y no exigible significa que si lo tiene o no lo tiene que devolver.
Pues bien, en este momento, aunque la acción siga valiendo un euro, el accionista, que lógicamente tiene derecho a los suculentos beneficios que vimos antes, tiene la sensación de que ahora su accion ya no vale 1 euro [(100 millones de euros/100 millones de acciones)] =1. Ahora vale, 100 millones de capital, mas 100 millones de beneficio dividido entre el mismo número de acciones. Es decir, el accionista sabe que su acción en realidad vale 2 euros. [(100+100)/100]= 2
A este nuevo valor de la acción, se le denomina Valor Teórico.
Pues bien, es AHORA, cuando se produce la ampliación de capital, imaginemos que entran 100 millones de acciones nuevas de 1 euro cada una, con esto, el capital se incrementa en 100 millones de euros.
Ahora, como activo tenemos el edificio de 500 millones y el compromiso de los accionistas antiguos o nuevos a desembolsar 100 millones de euros más.
El Pasivo exigible no varía, recordad, el préstamo con el otro banco. No tenemos que pagar más por el hecho de ampliar capital. De cajón.
En el Pasivo no exigible, allí donde estaba el antiguo capital social y los beneficios, entran 100 milloncitos más.
GRAFICO2
Pues ahora, con todo este movimiento, el Valor Teórico de la acción, aquella sensación de la que hablaba antes es de 1’5 euros. Noooo!! No puede ser!, los antiguos accionistas han sido perjudicados. Antes sentían que sus acciones valían 2 euros y ahora ya sólo valen 1’5.
Esta pérdida de valor que tienen los accionistas como consecuencia de la ampliación de capital, es lo que se conoce como Efecto Dilución. Ante esto, existe la posibilidad de usar unos mecanismos, llamados Derechos Preferentes de suscripción, para compensar a los antiguos accionistas, la pérdida producida en el valor teórico de sus acciones.
Si los usas, quiere decir que compras acciones nuevas, en la proporcion que te corresponde, manteniendo así, igual participación en el capital antes y después de la ampliación.
Si por lo que fuese, no quisieras comprar acciones nuevas, venderías esos derechos a 0’50 euros por acción, compensando de esta manera, el perjuicio ocasionado por el Efecto Dilución.
Aterrizando de nuevo en el mundo real, lo que ha ocurrido con Santander y su ampliación, ha sido esto: A esta ampliación sólo han podido acudir inversores institucionales y no los particulares, lo que ha producido un efecto dilución entre sus accionistas particulares. Esto, junto con una rebaja sustancial en los dividendos que paga a cada accionista (Parte de Beneficio que da a sus accionistas por cada acción) ha provocado una caída de casi un 14% del valor en bolsa.
Ahora bien, la empresa ha crecido patrimonialmente y con este mayor volumen, tendrá más potencial para crecer en el futuro y compensar de esta manera a sus accionistas particulares.
¿O no?
😉
Hasta la próxima lectores!
Anuncios

Me gustaría conocer tu opinión:

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s